La relación:
Confianza y respeto
¿Convencimiento y el ascendiente correcto, o “alfa”, “beta”, dominancia y sumisión?


David Castro
http://www.concaballos.com.ar

¿Cómo lograr que otro ser haga voluntariamente y con naturalidad lo que le pedimos? ¿Cómo guiar y no coaccionar ni manipular? ¿Cuál es el resultado de los métodos ahora puestos de moda por el cine o el marketing?

  • y lo que se podría conquistar mediante fuerza y sumisión, ya ha sido conseguido una o dos veces, varias veces por hombres que uno nunca pretenderá emular; pero no hay competencia, sólo esa lucha por recuperar eso que se perdió y volvió a encontrarse y que una y otra vez volvió a perderse; y ahora en condiciones que parecen adversas. Pero quizá no haya ni ganancias ni pérdidas. Para nosotros, sólo hay el intento. El resto es algo que no nos concierne.

    T. S. Eliot
Muchos conductores de caballos y domadores ponen su énfasis en la dominancia del macho Alfa de una manada y sus técnicas y métodos son para posicionarse en el lugar que él ocupa. Creen que el Alfa en la manada, se impone por fuerza y sumisión, y algunas veces, de manera físicamente violenta. Puede ser que esto ocurra, pero cuando es así, no todos los caballos lo siguen con agrado o voluntariamente, sino porque necesitan la seguridad del grupo. Se confunde a veces dominancia y sumisión con liderazgo.
En manada cada caballo tiene su lugar en una serie de relaciones sociales armónicas bastante complejas para nosotros. En cambio, el lugar del Alfa nos es muy evidente, y por eso es que algunos métodos buscan ocupar ese lugar. Tal vez sea complejo para nosotros, desde la observación de los comportamientos sociales, entender el comportamiento de la manada. Pero es claro que cada uno de ellos sabe quién está por encima y quién por debajo y que existe un código que todos conocen. Es esa capacidad de discriminación individual la que utilizo para relacionarme, y no los rasgos dominantes del caballo Alfa, ya que el ascendiente queda claro, por defecto, en función de cómo construyo la relación.
La coacción o técnicas como la Unión, no son recomendables, para mí, como base de la comunicación, porque hay muchos caballos que, debido a su sensibilidad, se resienten. Y a veces, por error, se puede quebrantar psicológicamente un caballo tratando de lograr un ascendiente. La doma que realizo no es sólo condicionamiento, sino que busca formar al animal y darle la oportunidad de seguir manteniendo lo positivo de su temperamento, trabajado por el proceso de aprendizaje. Y, al preservar la integridad del animal, diría que no uniforma sino que forma.

El indio trababa amistad con el caballo, una vez claros los límites, el respeto y los roles, porque le tenía que confiar su vida. Y porque para él, como lo fue también para muchas culturas antiguas en Europa, era un animal sagrado o de profundo significado simbólico. ¿Qué es tener un ascendiente? ¿Qué es guiar? ¿Qué es convencer? Parece que se repiten las mismas cuestiones, sea uno maestro o esté a cargo de algún grupo, o tenga una familia; y quiera que sus hijos o sus alumnos hagan en libertad y confianza "eso que, supuestamente, sería beneficioso para todos".

  • Si quieres construir un barco, no convoques a los hombres para buscar la madera, cortar tablas y distribuir las tareas. Llámalos y despierta en sus almas el deseo irrefrenable del mar infinito...

    Saint-Exupery
Tener un ascendiente claro sobre un caballo no es sinónimo de tiranizarlo, sino de proponerle límites y respeto mutuo, que son primordiales en toda relación. Pero una cosa es el límite y otra el castigo. No sentimos lo mismo al perder la paciencia y golpear a nuestro "alumno", que al llamarle la atención con un chirlo cuando trata de imponer su dominancia con un mordisco.
Y él tampoco lo siente igual, ya que la diferencia está en ese ingrediente nuevo, nuestro sentimiento de enojo, que si bien es desconocido para el caballo, puede percibirlo claramente.