Escuela Equitación Hara

Equitación Hara Córdoba

"Solo por la educación el hombre llega a ser hombre"
Kant

Somos amantes de la Equitación Clásica, de su arte, de su disciplina, de su visual.

Tomamos a la Educación como un valor, un camino, una pregunta, una respuesta.
Se trata de aprender a enseñar, para poder transmitir el sentir de nuestros caballos.
He aquí nuestro compromiso: HARA CÓRDOBA

      "Sensibilidad por enseñar Equitación correctamente"
             Bárbara Murúa - Rubén Rodríguez
                 Instructores
>

Distinguimos a la Licenciada Graciela Bofill y al señor juez Martín Leguía por la profesionalidad manifiesta en el desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje que llevamos adelante a través de sus Clínicas dictadas asiduamente durante el trascurso de cada año lectivo, como así también por el perfeccionamiento en la materia proporcionado por el Instructorado Gaiper a cargo de la Lic. Bofill que cursamos actualmente en beneficio de nuestra permanente formación como docentes en esta área.

Hara Córdoba: Afiliada a la Federación Ecuestre Argentina
Los Hornillos, Traslasierra, Córdoba, Argentina

Contacto: haracordoba@gmail.com


Hara
Autores: Entrenando Aikido - Fuente: Kishintai Dojo, Bogotá, Colombia

En la concepción oriental del hombre y en las artes marciales, el Hara representa el centro de la unidad del ser humano o el punto de su coordinación. Es la fuente de la que puede fluir e irradiar espontáneamente toda la energía vital, el Ki que posee cada ser viviente cuando ha aprendido a recogerse, a movilizar todo su potencial, a dominarlo y a volverlo disponible. Es el punto de articulación del cuerpo y el espíritu, del ser individual y el ser social, del ser y el universo.

Es difícil para nosotros los occidentales, que oponemos lo físico a lo espiritual, que sólo concebimos al hombre de acuerdo con la dicotomía Cuerpo/Espíritu, imaginar solamente una zona no definida, sino simplemente localizada por debajo del centro umbilical del cuerpo, centro que nada tiene de órgano preciso y que sería el lugar por excelencia del equilibrio de la personalidad y la espiritualidad. En todo momento el aikido como así también la equitación, se refieren al Hara y recomiendan su dominio como condición necesaria de todo progreso, sea éste de orden técnico, conductual o mental.

Desde un punto de vista funcional, el Hara, por su situación en la parte inferior del abdomen, corresponde a lo que consideremos nuestro centro de gravedad. Es pues, el lugar privilegiado del equilibrio vertical a partir del cual es posible todo movimiento correcto, incluyendo tanto los movimientos del aikido como así también de la equitación.

Ser amo del propio Hara es, en el nivel del cuerpo, sentirse bien equilibrado, es posición estable y distendida en reposo, con la posibilidad de ponerse en movimiento sin que eso haga perder el aplomo.

El papel primordial atribuido al Hara es reunir todas las disposiciones del cuerpo, vincular entre ellas todas sus partes, dándole así más potencia y eficacia en la realización de sus acciones. No son ya sólo las distintas partes del cuerpo, sino que es el cuerpo en su conjunto el que sigue el desplazamiento del Hara en sus evoluciones.


El Hara, fuerza existencial
Texto reducido y tomado de "Hara, Centro Vital del Hombre", cuyo autor es K. G. Dürckheim

Quien dispone de Hara se sirve, sin duda alguna, de todas las fuerzas naturales del Yo, pero ha aprendido a no apoyarse únicamente en ellas y a preservar su nexo con la otra "dimensión", aquella de donde le vienen las fuerzas que no dependen de las circunstancias, aquéllas que dan libre curso a las fuerzas naturales, incluso sobrepasándolas.

El hombre que dispone de Hara, "está ahí" bien derecho. No es fácil hacer que se tambalee ni que cambie de opinión. Aquel que domina la práctica del Hara es también menos fatigable. Puesto que siempre logra recuperar el nexo con su centro, le es posible en todo momento abrirse a la segura fuente de las fuerzas que le renuevan.

El maestro de tiro con arco Kenran Umeji tenía por costumbre invitar a sus alumnos a tocar los músculos de sus brazos cuando tensaba el arco, cosa que no lograba nadie sino él. Sus alumnos podían entonces comprobar que sus músculos estaban perfectamente distendidos. Si cualquiera de ellos expresaba su sorpresa a este respecto, el maestro se echaba a reír diciendo: "El principiante es el único que trata de tensar el arco con su fuerza muscular; yo lo hago simplemente con Ki".

Ki, o sea, con la fuerza universal, de la que participamos en nuestro Ser esencial.
Con el Hara hay que aprender a sentirla y a dejarla venir, al contrario de como se hace con la fuerza movida por la voluntad, la fuerza del "hacer".

El hombre que está en el Hara sabe también esperar.
Cualquiera que sea la situación en la que se encuentre, da muestras de paciencia y siempre tiene tiempo.
Puede observar con calma, sin sentirse obligado a intervenir si algo le desagrada.

Cuanto más haya avanzado en la práctica del Hara, habiendo aprendido a conocer esta fuerza que le confiere calma y paciencia, toma antes conciencia de aquellos momentos en que deja el centro "justo", cayendo bajo el influjo del Yo egocéntrico. Y con naturalidad y sin quererlo, recupera el centro.
El hombre que dispone de Hara, está en calma.
También el Hara ejerce una virtud curativa con respecto al nerviosismo, bajo cualquier forma que se presente. Desaparece la agitación y los ligeros movimientos involuntarios. Se podría decir que en el cuerpo se produce una reconciliación, una paz interior que no es sinónimo de falta de vida, sino expresión de una fuerza concentrada en el centro vital, fuente de seguridad y una armonía a la vez viva, vibrante y apacible, de ese todo que es el hombre.

Quienes no disponen del Hara, pierden fácilmente la forma.
Enseguida montan en cólera, son de salud frágil y ante la adversidad, pierden pronto su porte.
Por el contrario, aquel que está en el Hara, los motivos de irritación no le prenden, o bien dan paso a una enérgica reacción que es testimonio de la fuerza que le confiere el Hara.


Proyecto Hara Córdoba

Se estima la conclusión de la obra aproximadamente para abril del 2013.
Ya se encuentra en construcción un espacio multifunción de 20m x 20m con piso de arena y laterales de 80cm de altura.
La planificación de los trabajos es la siguiente:
  • Construcción de un circular de 14m de diámetro con piso de arena cuya finalización se estima en septiembre.
  • Instalación de un caminador con capacidad para 4 caballos en octubre.
  • Construcción hacia fin del corriente año de un picadero de 20m x 60m con piso de arena y cerco reglamentario.
  • Durante los primeros meses del 2013, estimativamente hasta abril, está prevista la construcción de las instalaciones cubiertas tales como monterero, almacén de forrajes, veterinaria, herrería, cobertizos y además la construcción de una manga de 30m x 15m.
FOTOS:


Preparación del espacio multifunction.




La obra en marcha.


Ganando terreno a la sierra.



Bárbara Murúa – Instructora



Mansedumbre