Comentario sobre la obra

El valor de esta obra reside en rescatar en un minucioso compendio, los trabajos de importantes autores que han escrito sobre diversos temas, aparentemente distintos entre sí, pero que entrelazados por su factor común, dan a luz a un riquísimo aporte, generador de un nuevo enfoque sobre la enseñanza y el aprendizaje de la Equitación, que la hace mucho más completa e interesante.

Este nuevo enfoque (Método Gaiper) destaca una importantísima variable: la focalización de la enseñanza está dirigida al entrenamiento del jinete más que a la del caballo. Se trata de una “equinoterapia de los sentidos” que nos permite cambiar vicios posturales adquiridos por hábitos sanos, surgiendo así la utilización óptima del propio cuerpo, que se convierte de esta manera, en una eficaz herramienta de trabajo, algo generalmente obvio en teoría, pero tan olvidado e inmanejable en la práctica.
Se basa principalmente en el conocimiento de sí mismo como una unidad indisoluble, a la vez que se aprovecha la respuesta correcta o no del caballo, a las presiones que voluntaria o involuntariamente le aplicamos, como pauta para detectar si existen errores en el empleo de nuestro cuerpo. Esto es posible dado que en este lenguaje corporal, el caballo ejecuta lo que las presiones ejercidas por nuestro cuerpo le indican, haciéndose por lo tanto imperioso, el dominio del mismo para poder comunicarle algo que tenga un sentido. El caballo se transforma así en nuestro espejo en lugar de ser la víctima de nuestros defectos.

Partiendo de esta premisa, podremos luego comenzar con un certero y exitoso entrenamiento del caballo. Empezar la tarea, como se hace a veces, por este segundo punto, sólo lleva a malos entendidos entre él y su jinete y a la consecuente aparición de arduas dificultades para el buen desarrollo del trabajo, perdiéndose toda la armonía y llevando siempre el caballo la peor parte.

Si los jinetes se conocieran a sí mismos previamente como personas, con todo lo que ello implica, conocieran sus áreas débiles y fuertes, si estudiaran el movimiento humano, la postura, el equilibrio, la energía y el poder físico y mental que está en sus manos, no necesitarían recurrir a ningún elemento auxiliar como herramienta para el trabajo diario porque tendrían a su cuerpo como el más perfecto medio para alcanzar el fin.

El tema capital de este libro, el corset muscular fisiológico (natural), es actualmente un tema clave en los entrenamientos de todos los deportes, ya que focaliza el trabajo desde el lugar de asentamiento del centro de gravedad, sede de la musculatura profunda. Desafortunadamente, sólo hace unos pocos años atrás que se demostró que el entrenamiento de los músculos superficiales únicamente no era suficiente para mejorar el rendimiento y mantener a los atletas en una excelente condición y sin lesionarse. Dominic Ahuna, profesional en ejecución deportiva y en la prevención de lesiones, comenta, entre otros muchos autores, que es aún peor sobreentrenar sólo la musculatura superficial, ya que es común que se produzcan distorsiones corporales y desequilibrios musculares, dado que ningún movimiento puede producirse con efectividad sin un funcionamiento adecuado de la “unidad interna”.

Recién con los progresos y avances tecnológicos se pudo tener una “visión interior” del trabajo del cuerpo de los atletas, y es entonces cuando se descubrió la importancia del buen funcionamiento de la musculatura profunda para poder lograr la estabilización de la columna vertebral, siendo así los entrenamientos realmente exitosos.

El conocimiento de algunos temas sobre las artes marciales o sobre técnicas posturales, nos ofrecen un camino riquísimo para el correcto uso de nuestro cuerpo, mente y espíritu, ya que debemos tener en cuenta que para poder trabajar desde la musculatura profunda a la superficial, es decir desde adentro hacia afuera, deberemos recurrir a métodos que nos permitan concretar el funcionamiento que deseamos obtener.

Todos los autores destacan de una u otra manera, la importancia del trabajo realizado desde nuestro centro de gravedad y de energía junto con la conciencia de sí mismo, punto de partida para cualquier acción que emprendamos.

“Yo frente a mí” armoniza los distintas enfoques en un solo concepto, donde el lector podrá encontrar un significado ya elaborado, nacido de la articulación de todos los caminos en un mismo punto de convergencia, aplicable a todas las acciones de su vida, entre ellas, al arte ecuestre, objetivo central de esta obra.

Ante cualquier inquietud consultar a
gaiper@caballosenarmonia.com.ar