PRÓLOGO

Este libro ha sido concebido al igual que se fabrica un mosaico.
Un mosaico está formado por distintos elementos, ya sean minúsculos trozos de cerámica, vidrio, piedra o guijarros, todos ellos de diferentes formas y colores que gracias a una técnica artística se yuxtaponen sobre un fondo de cemento o son unidos mediante yeso. Se trata de una obra de arte realizada con esta técnica.

Por su etimología (musivus - a - um), el término mosaico hace referencia a una obra artística relativa a las musas, que en la mitología griega eran deidades menores que protegían las artes y las ciencias siendo inspiradoras de escritores y artistas. A su vez, museiospolo, está referido a las musas y museion, cuyo significado es templo de las musas, refiere al lugar donde ellas habitan.

Este arte del mosaico resultó ser muy divulgado durante el Imperio Romano y los romanos lo estimaban como sumamente refinado, suponiendo, de acuerdo a lo antedicho, que era obra de las musas o sólo de aquellos que eran inspirados por ellas, promoviendo su creación artística.

Este libro mosaico, es una creación realizada a través del minucioso análisis fragmentario de muchos textos afines, con valiosas citas o frases textuales de relevancia, con aportes personales, enlazados todos en un significativo entramado que darán al lector una amplísima gama de conocimientos que conforman una reveladora figura legible, en este mosaico de conocimientos vinculantes.

Se trata de una lectura que procura ir más allá de lo convencional en la técnica hípica del Adiestramiento clásico, sin por ello no dejar de tenerla en cuenta. Por el contrario, la misma resulta ser el sólido basamento, la plataforma de lanzamiento que permitirá a una mente “con alas”, poder despegar y sobrevolar los enigmáticos senderos del saber, llegando hasta los rincones más insospechados de nosotros mismos y de nuestro caballo, pudiendo trascender y llegar hasta la frontera del alma. Sólo hay que animarse a traspasarla para poder entrar en territorios de promisoria prosperidad al descubrir, a través de un profundo autoconocimiento, que somos mucho más que lo que creemos ser, y el caballo aparece como un excelente conductor o guía que nos facilita la apertura de un camino orientado hacia la autoayuda.
Bienvenidos a este mosaico convertido en misterioso portal que al traspasarlo, permitirá a cada uno, realizar y vivir su propia aventura montado a caballo.