Bases del adiestramiento

Captain Ettiene Beudant (1861 - 1949)

"El jinete debería reducir sus acciones al mínimo y dar al caballo libertad en sus movimientos." - 1950

Ítems a tener en cuenta:
  1. Observar, reflexionar
  2. Actuar lo menos posible y dejar hacer al caballo lo más posible
  3. Efectos y causas
  4. Lenguaje de las ayudas
  5. Valor de la respuesta
  6. El lenguaje debe ser simple
  7. Teorías científicas
  8. Confiar al caballo
  9. Lucha
  10. Obediencia del hijo a su padre, fuerza, calma, golpes
  11. Lección, ejercicio saludable
  12. Ir muy lentamente
  13. Posición del caballo montado
OBSERVAR, REFLEXIONAR
Observar el caballo en libertad, reflexionar e intentar hacerlo bien uno mismo, en lugar de acusar siempre de mala voluntad al caballo.

ACTUAR LO MENOS POSIBLE Y DEJAR HACER AL CABALLO LO MÁS POSIBLE
Actuar uno mismo lo menos posible y dejar lo más posible al caballo actuar por sí mismo, ya que por instinto, sabe mejor que su jinete obedecer a las leyes del equilibrio.

EFECTOS Y CAUSAS
En doma, el gran error es la manía de fijarse en los efectos en lugar de buscar sus causas para modificarlas o suprimirlas según el caso o para explotarlas.

LENGUAJE DE LAS AYUDAS
Las ayudas son la mano, la pierna y el asiento del jinete. Las defensas y las faltas provienen a menudo del jinete, quien no sabiendo expresar correctamente el lenguaje de las ayudas, no se hace comprender correctamente o incluso llega a contradecirse en lo que quiere expresar.

VALOR DE LA RESPUESTA
El valor de la respuesta está siempre en proporción al de la demanda. El que más sabe obtiene también mejores resultados.

EL LENGUAJE DEBE SER SIMPLE
Para ser fácilmente comprensible, el lenguaje de las ayudas debe ser simple. Ahora bien, con los teóricos científicos esto rara vez ocurre, por lo que la lección acaba siendo difícil tanto para dar como para comprender.

TEORÍAS CIENTÍFICAS
Las teorías, por sutiles que sean, no dan el tacto, éste no se adquiere más que con la práctica.

CONFIAR AL CABALLO
Poner en confianza y acto seguido recompensar. Al igual que la ejecución de una autoridad calma pero inflexible, tal es la regla soberana e inmutable en educación, incluso para el caballo.

LUCHA
La lucha siempre es peligrosa y lo único que produce son resistencias: deja trazas villanas en el espíritu del caballo, en su organismo y en sus miembros, a los que tara más o menos.

OBEDIENCIA DEL HIJO A SU PADRE, FUERZA, CALMA, GOLPES
El caballo debe tener para con su jinete la obediencia del hijo al padre. Para obtenerla con los caballos resabiados o viciosos hay que mostrar una autori-dad inquebrante. Ahora bien, la verdadera autoridad es la fuerza pero con calma, empleada juiciosamente, sin herir al caballo ni hacerle sufrir. Ello acaba por vencer su moral, mientras que los golpes le exasperan y le hacen perder el buen sentido.

LECCIÓN, EJERCICIO SALUDABLE
La lección debe ser tanto para el caballo como para el jinete un ejercicio saludable, un juego instructivo que no conduce jamás a la fatiga. Cuando el sudor aparece es porque el hombre ha sobrepasado la medida.

IR MUY LENTAMENTE
En adiestramiento se quiere ir muy aprisa. Para llegar prontamente, ir muy lentamente pero asegurar cada uno de los pasos.

POSICIÓN DEL CABALLO MONTADO
Debe ser aquella que el animal adoptaría si, siendo él dueño de sí mismo, quisiera ejecutar lo que el jinete le pide.
  • Posición en exteriores: la del caballo en libertad que anda, corre o salta.
  • Posición de alta escuela: aquella que adopta el caballo en libertad cuando quiere hacerlo bello: la cabeza alta y recogida, el cuello engrandeciéndose lo más posible.
La ligereza se obtiene empujando al caballo con las piernas a la mano, armada de un bridón al cual permanece fija. Lo difícil no es fijar la mano cerrando las piernas, lo verdaderamente difícil es sentir el instante preciso en el que la fuerza, la rigidez de los dedos debe desaparecer manteniendo la fijeza. Este momento es aquel en que el caballo comienza a aflojar su mandíbula inferior sin encapotarse, sin bajar su cabeza contra su pecho, a fin de escapar del suplicio causado por las piernas y el bocado. Este método busca la puesta en mano por las piernas, las cuales actuando sobre el tercio posterior del caballo obtienen esta puesta en mano de una manera perfecta a medida que el caballo cede y se flexibiliza.

Este artículo fue publicado en el Blog de José Manuel Sales Pons