Caballos de diez en diez

Parte 1 - Publicado en la revista mundo equino - septiembre/octubre 2013
Ing. Jorge Luis González Piñón: Investigación bibliográfica

La psicología del caballo y la de la raza humana son tan diferentes, y a pesar de eso, sus historias están íntimamente entrelazadas y han sido de alguna manera complementarias, compartiendo grandes momentos históricos, largas jornadas de trabajo, increíbles hazañas deportivas y sublimes momentos de convivencia y recreación. Entender la psicología del caballo es de una utilidad invaluable para quien pretenda tener una relación con esta maravillosa especie animal.

El saber cómo percibe el mundo, por qué huye, cómo se le puede dominar o desensibilizar a diferentes estímulos u objetos, cuál debe ser la forma correcta en que debe ser domado o amansado, cómo aprenden, cómo se le debe guiar, cómo ensillarlo, cómo subirlo al remolque etc, nos permitirá tener esa comunicación necesaria para llegar a ser un binomio perfecto.

Familias que conservan el amor por los caballos y que han aprendido la psicología y el correcto manejo del caballo, han compartido estos conocimientos por generaciones de padres a hijos. Conocimientos valiosos que han quedado en libros, escritos y artículos realizados por estudiosos de la materia y de donde hemos hecho una selección y organizado en bloques de 10 consejos de diferentes temas importantes.

Para continuar, se enumeran los consejos que un profesional daría a un padre de familia para cuidar a sus hijos o a un jinete novato acerca del cuidado antes de montar, al estar montando y con respecto al equipo que se use.


  1. Un adulto o experto deberá supervisar a los niños o jinetes inexpertos hasta que hayan desarrollado sus habilidades.
  2. Siempre se debe revisar si el caballo que se vaya a montar está sobrado, es decir que traiga exceso de energía, si es así una persona adulta debe darle picadero antes de ser montado y recuerda que el exceso de energía en el caballo viene de una sobrealimentación o de tener al caballo en la caballeriza sin sacarlo a hacer ejercicio.
  3. No permitas a tu niño montar fuera de una pista o lugar cerrado hasta que esté listo o capacitado, enséñale a montar con seguridad.
  4. Por seguridad nunca se debe salir a montar solo, de preferencia escoger horas en la que otros jinetes estén presentes. Si se va a salir de cabalgata se debe ir siempre acompañado.
  5. El niño debe permanecer atento, calmado y concentrado, esto es importante para la seguridad, ya que puede divertirse, pero nunca dejar de ser cuidadoso y olvidar las reglas de seguridad. Fomenta la responsabilidad en el niño y el buen trato a su caballo.
  6. Debes enseñarle a tu caballo a permanecer quieto mientras se le monta, hasta que esto sea posible el caballo deberá ser sostenido por un adulto hasta que el niño esté seguro en la silla.
  7. Usa el equipo apropiado y de buena calidad desde el primer día de entrenamiento.
    1. Sudadero o carona que no se resbale y lo suficientemente acojinado para que sea confortable para tu caballo.
    2. Montura adecuada al tamaño del jinete y confortable al jinete y al caballo, que no tenga clavos salidos o fuste roto que pueda lastimarlo.
    3. Embocadura de calidad que el caballo acepte sin pelear. Aquí hay que probar varias hasta escoger la que mejor acepte y obedezca.
    4. Cincho en buenas condiciones por seguridad y adecuado al tamaño del caballo y limpio que no roce al caballo.
    5. Protectores para las patas si se va a realizar un ejercicio que lo necesita.
    6. Campanas protectoras para los cascos de las manos del caballo si el caballo tiende a alcanzarse con las patas.
  8. Dedica el tiempo necesario a tu caballo para enseñarle los fundamentos básicos:
    1. Caminar, trotar y galopar en forma balanceada y relajado.
    2. Parar al paso, trote y galope.
    3. Caminar hacia atrás de forma fluida.
    4. Dar pasos de costado.
  9. Usa la bota adecuada al deporte que practiques, que no sea muy ancha que pueda atorase en el estribo al momento de montar o desmontar.
  10. Para evitar accidentes trata con cuidado y respeto al caballo ya que no es una mascota como lo sería un perro.
Esta es la primera de dos partes de una selección de consejos que continuará en "Caballos de diez en diez" en la siguiente edición de Mundo Equino.