Transporte de caballos

Clínica Las Piedras


Uno de los aspectos sobre el bienestar del caballo, que pocas veces se le da importancia, es la forma y los medios en los que son transportados, ya sea para competir, para entrenamiento, etc.

Es importante que el transporte se realice con el cuidado necesario, procurando el mínimo stress y las condiciones adecuadas para el animal. Las enfermedades y lesiones a las que puede ser expuesto el caballo durante el transporte, es frecuentemente causa de errores graves y permanentes.

El traslado de caballos en largas distancias puede acarrear consecuencias sobre su salud. Los frecuentes cambios de temperatura, humedad, ventilación deficiente, inmovilidad, inhalación de polvo, etc, a los que son expuestos, pueden ocasionar problemas como deshidratación, cólicos, envaramientos, laminitis, impactación, problemas respiratorios, problemas oculares, entre los más comunes. Muchas de estas consecuencias se pueden evitar teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

Aspectos a tener en cuenta por todos los transportistas de caballos, cualquiera sea su destino
  • Remolque o camión en buenas condiciones
  • Pisos antiderrapantes, que no sean cortantes
  • Que los caballos estén parados en su posición natural
  • No pueden ser transportados caballos heridos, enfermos o fatigados, excepto que sean transportados a un servicio veterinario
  • Si el animal tiene dificultades para subir sólo debe ser supervisado por una persona responsable y experimentada
  • No deben sufrir golpes, ni torturas ni abusos
  • El transporte de los caballos supone algunos riesgos para ellos. Es importante que el caballo vaya bien protegido para evitar lesiones, etc
  • No debe transportarse un caballo sin una venda o protector de cola , protegiendo el maslo del contacto con la puerta del remolque o del camión
  • Para evitar que las patas del caballo se lastimen durante el transporte, usa protectores de transporte
  • La conducción del vehículo debe procurar que el movimiento sea mínimo, con buenas distancias de frenado y aceleraciones suaves
  • Conductor responsable
  • Respetar velocidades máximas
  • Puertas amplias
  • El remolque debe tener buena ventilación pero sin corrientes de aire excesivas
  • La cama puesta en el piso del remolque o camión debe ser antiderrapante y que no provoque polvo
  • Cubiertas, luces y frenos en buen estado
  • Lugar donde bajar los caballos
  • Llevar botiquín
  • Caballos atados, nudos seguros pero fáciles para desatar, con su cabeza en una posición natural. La atadura debe servir para que el caballo no baje la cabeza al suelo ya que podría golpearse al frenar, pero no demasiado alta lo cual podría traer consecuencias respiratorias.
  • Evitar que el caballo pueda tener mucho movimiento lateral. En algunos casos el caballo se equilibra mejor viajando hacia atrás
  • Revisar el remolque o camión por dentro que no haya tornillos o punzo cortantes
  • Evitar todo stress innecesario
  • Programar paradas donde bajar el caballo para que pueda revolcarse, comer, tomar agua y orinar en viajes largos
Bibliografía: Straiton: Cuidados del caballo