Acerca del bíceps

José Manuel Sales Pons
Experto profesor de equitación y entrenador de exitosos jinetes.


Una de las características del bíceps es que produce un movimiento balístico, es decir, que una vez iniciado el movimiento, difícilmente se puede interrumpir antes de su finalización prevista. Esto es lo que ocurre cuando damos un tirón o un puñetazo.
Montados a caballo ¿cuántos tirones damos en una sesión? Como el trayecto del tirón suele ser muy corto, no le echamos cuenta, pero el caballo sí que lo siente. El problema está en que cuando montamos, nos resulta muy difícil distinguir entre tirar con el bíceps y resistir con los dedos cuyos músculos están en los antebrazos porque, como mínimo, estamos manejando una masa de cerca de 80 kilos que pesan el cuello y la cabeza del caballo.

Esto es facilísimo de comprobar cuando se pone otra persona (y no el caballo) en el otro extremo de la rienda y se hace la prueba de tirar y resistir.
La diferencia salta a la vista desde el primer ensayo. A caballo no hay desplazamiento de la mano porque el caballo tira más en sentido contrario. Y cuando hay desplazamiento es porque nos la arrastra hacia delante del tirón que nos da, o se nos va hacia atrás cuando se nos queda detrás de la mano. Pero si la mano está inamovible y el cuerpo perfectamente aplomado, el bíceps actuará mínimamente por sinergia con los otros músculos del brazo, de los cuales los más activos serán los de los antebrazos.

Los buenos jinetes u amazonas alemanes -y los españoles también- no consienten que un caballo pese a la mano. Esto supondría desequilibrio hacia adelante, o sea el contrario que se requiere para montar: el caballo se ha de aguantar solito. Esto me lo dejó clarísimo mi hermano del corazón Pepe Salguero hace ahora cuarenta años. Recuerdo perfectamente el día, el lugar, la hora y la yegua que montaba. Tardé tiempo en conseguir lo que él me demostró en media hora.

Sigo pensando que la dificultad en distinguir entre tirar y resistir es de lo que más retarda el progreso en la Equitación.
Paz y espero que sirva a alguien más.