Balance de Fin de Año

Pamela Castillo - Psicóloga

¿Qué nos dice esa voz llamada 2016? Esto es lo que nos diría el año que está a punto de empezar:
¡Hola! Estoy próximo a llegar y necesito recordarte que: TU ME VAS A CREAR.
Me darás vida con tus ACCIONES. Hasta hoy, no tengo forma, no soy un año maravilloso pero tampoco soy un año terrible, todavía no brillo pero todavía no me apago, la pregunta sería: ¿COMO TE GUSTARÍA QUE FUERA?
Quiero ser el año en que te atrevas a hacer más cosas, el año en que pienses en GRANDE, el año en que compartas tus talentos y capacidades con los demás, el año en que tu mente, cuerpo y corazón produzcan más y mejores cosas, de forma honesta y para tu beneficio y de los demás. Quiero ser el año en que brindes más cariño y sobre todo quiero ser el año que recuerdes por ser el que MAS TE HAS AMADO A TI MISMO y que esto se refleje en tu consciencia y en la de todos los que están cerca de ti.
Úsame al máximo, lléname de experiencias, diviértete y aprovéchame de tal manera que cuando llegue diciembre, esté agotado y lleno de experiencias y con el privilegio de haber sido el MEJOR AÑO DE TU VIDA…
Al final, deseo vivir siempre en ti y que recuerdes lo increíble que fue nuestro tiempo juntos y que el sonar de las campanas de un nuevo año te hagan acordarte de mí con una sonrisa en la boca, tomes un gran respiro y avances orgulloso… ¡por todo lo que has logrado!
Gracias por recibirme, deseo ser para ti un maravilloso año,
Atentamente, 2016
Así que para que sea el mejor año de tu vida, vamos a revisar 4 sencillos consejos para que des rienda suelta a alguno o todos esos proyectos que traes entre manos...
Lo más importante es que siempre te acompañe en la mente una afirmación básica: SÍ, PUEDO HACERLO.
La confianza en nosotros mismos no sólo nos permite comenzar con nuestro proyecto, sino que nos hace levantarnos cada día confiando en que el proceso de la vida nos llevará por el camino correcto, nos permitirá conocer a las personas correctas y nos mantendrá con la energía necesaria para avanzar con paso firme.


1. Empieza poco a poco

Todo esfuerzo cuando está enfocado cuenta a alcanzar un resultado. Si te niegas a pagar el gimnasio empieza por caminar 10 minutos más que antes y comer una galleta menos al día. Poco a poco verás que sencillo es alcanzar pequeñas metas y serás capaz de ponerte objetivos más grandes porque has comprobado con pequeñas cosas, que eres capaz de lograr lo que te propones.


2. Define el precio que estás dispuesta a pagar

Si piensas que el precio que tendrás que pagar para lograr una meta puede ser alto, este simple pensamiento puede derrotarte antes de empezar. En su lugar, piensa que siempre será mejor comenzar un nuevo proyecto que experimentar esa terrible sensación de no haber hecho nada. Reflexiona, pon las cosas en una balanza y decídete.


3. Siempre celebra tus pequeñas metas

Cada vez que alcances una pequeña meta, siéntete orgulloso de ti mismo. A veces, la sociedad en la que vivimos nos enseña que celebrar o premiarnos está mal. Continuamente pensamos que lo que hacemos no tiene ningún valor. Normalmente funcionamos así: esperamos lograr una meta y si en el corto plazo vemos que no lo hemos logrado, no valoramos todo el esfuerzo que hemos estado haciendo y/o pensamos que no ha servido de nada. El no valorar nuestro esfuerzo y sentirnos orgullosos de nosotros mismos por nuestra acciones contribuye a que muchas veces no lleguemos al final.
Este año puede ser diferente. No esperes hasta llegar al final de la meta para sentirte bien! ¡Felicítate por cada paso que vayas dando!


4. No esperes el reconocimiento de los demás.

La persona más importante en tu vida eres tú. No hagas las cosas por tener el reconocimiento de los demás porque probablemente esperes mucho tiempo. Cada quien está librando sus propias batallas. Por lo regular, cuando la gente ve que alguien más progresa, se acuerda de todo lo que no han logrado, sienten envidia y difícilmente reconocen los logros de los demás. No permitas que esto te desilusione y tú sigue adelante en el cumplimiento de tus metas.


Así que… ¿cómo quieres que sea el 2016? Comienza YA! a crearlo.