Código de Conducta

Presentado en colaboración por la Federación Ecuestre Internacional y la Liga Internacional para la Protección de los Caballos

-En todos los deportes ecuestres, el caballo es el soberano.

-El bienestar del caballo debe prevalecer sobre las exigencias de criadores, entrenadores, jinetes y propietarios, comerciantes, organizadores, patrocinadores y jurados.

-Todos los cuidados y tratamientos veterinarios prodigados a los caballos deben asegurar su salud y bienestar.

-Se debe mantener en todo momento un buen nivel en materia de alimentación, salud, higiene y seguridad del caballo.

-Un ambiente sano debe mantenerse durante el transporte de los caballos. Debe aportarse las oportunas medidas para asegurar que la ventilación sea adecuada y la alimentación y agua suficientes y suministradas en forma regular.

-Deberá ponerse especial interés en que la instrucción en el entrenamiento y práctica de los deportes ecuestres mejore, así como promocionar los estudios científicos sobre medicina equina.

-En interés del caballo, la salud y la competencia del jinete, se consideran esenciales.

-Cada tipo de equitación y cada método de entrenamiento deberán considerar al caballo y excluir toda técnica considerada abusiva por la Federación Ecuestre Internacional.

-Las Federaciones Nacionales deberán instituir controles adecuados para que toda persona y órgano bajo su jurisdicción respete el bienestar del caballo.

-Los reglamentos nacionales e internacionales del deporte ecuestre, relativos a la protección del caballo, deberán ser respetados, no sólo durante la celebración de concursos sino también durante los entrenamientos. Los reglamentos deberán ser continuamente revisados, a fin de asegurar el respeto al caballo.