El cólico equino

Álvaro Vázquez Goyoaga
Médico veterinario especialista en caballos deportivos
Equisan Clínica Equina


La principal patología de los caballos es el cólico. Pero no se trata de una enfermedad en sí, sino de un conjunto de síntomas que nos alertan a cerca de la presencia de dolor abdominal en nuestro caballo. En cualquier caso nunca debe pasarse por alto, ya sea un dolor leve o intenso, porque una gran parte de los cólicos pueden comprometer la vida del animal en tan solo unas horas.

¿Cómo reconocer un cólico?

La mayor dificultad para cualquier propietario es identificar los signos de cólico. Se debe principalmente al hecho de que existe una gran variabilidad de ellos y a que cada animal responde a un determinado grado de dolor en forma distinta.

Algunos signos comunes son:

*Mirarse los flancos

*Escarbar

*Tumbarse

*Adoptar posición de micción

*Revolcarse

*Perdida de apetito (anorexia)

*Meter la cabeza en agua sin llegar a beber

*Sudoración

*Respiración rápida

*Aumento del pulso cardíaco

*Depresión

*Extremidades frías

*Ausencia o reducción de motilidad intestinal

Medidas de emergencia

El tiempo es el factor más importante en la resolución de los cólicos. Aunque un determinado número se resuelvan sin intervención médica un significante porcentaje requiere atención inmediata, incluyendo cirugía de emergencia para determinados casos.

Si sospecha que su caballo está padeciendo un cólico, se sugieren las siguientes instrucciones:

1: Retirar comida y agua

2: Llamar a su veterinario inmediatamente

3: Si es posible proporcionar la siguiente información:

• Pulso cardíaco

• Ritmo respiratorio

• Temperatura rectal

• Color de las mucosas

• Tiempo de rellenado capilar (se presiona en la encía próximo a los dientes, contando los segundos en que recupera su color original)

• Actitud del caballo

• Motilidad intestinal

• Consistencia, color y frecuencia de heces

• Cambios recientes en dieta o ejercicio

• Desparasitación y episodios recientes de cólicos

• Comunicar a la compañía aseguradora (en su caso)

4: Mantener el animal en ambiente tranquilo

5: Si el caballo se revuelca violentamente, pasearle

6: No medicar el caballo a menos que lo indique el veterinario

7: Seguir las directrices dadas por el veterinario hasta su llegada

¿Cómo prevenir el cólico?

Aunque no todos los cólicos son evitables, las siguientes normas básicas pueden ayudar a mejorar la salud de su caballo y reducir los riesgos de cólico:

* Establecer en lo que respecta a la dieta y al ejercicio una rutina diaria.

* Proporcionar alimentos de alta calidad.

* Evitar el exceso de grano y de suplementos con elevada concentración de energía. (al menos la mitad de los requerimientos de energía de un caballo deberían ser aportados como heno o forraje)

* Dividir la ración de concentrado en dos o mejor tres tomas diarias.

* Mantener un estricto programa de desparasitaciones.

* Los cambios de intensidad o duración de ejercicio serán graduales.

* Proporcionar agua fresca y limpia.

* Evitar cualquier tipo de medicación a menos que sea prescrita por el veterinario.
* Controlar instalaciones