Los balances
Algunas de las conveniencias de mirar hacia el pasado

Psicología Integradora - http://www.es-asi.com.ar/node/56

Si no sabes por dónde seguir,
volvé para saber de donde venís.


La culminación de un ciclo siempre propicia la realización de balances.

Fin de año resulta ser un buen justificativo para reflexionar sobre ello ya que en múltiples momentos del año surgen balances espontánea o planificadamente.

Balances y proyectos no pueden ir por separado, son dos momentos indispensables cuando la meta es el logro de objetivos.

Desde la niñez se produce un interjuego entre balances y proyectos.

Por ejemplo, desde las primeras abstracciones, un bebé de meses juega con el objetivo de lograr determinado encastre y para ello programa sus movimientos de acuerdo al balance que hace de los resultados anteriores.

También el interjuego de lo personal y el medio tiene presencia en lo que se hizo y en lo que no se hizo, por lo cual tener en cuenta ambas partes dan realidad y sentido de integración.

Un balance indica evaluar lo sucedido de lo proyectado, los hechos fortuitos o espontáneos. En cada caso nos permite:

• Dar cuenta del por qué de los resultados.
• Rever si el saldo es acorde con las capacidades para llegar a objetivos.
• Permite revisar y rectificar errores.
• Confirmar, ratificar y fortalecer recursos.
• Refuerza capacidades existentes, descubre nuevas y hace necesarias adquirir otras.
• Realizar en mayor cantidad y calidad nuevos proyectos.
• Etc.

Aspirar a que los balances resulten enriquecedores así sean de experiencias positivas o negativas, placenteras o displacenteras es eso: una aspiración, que a veces no puede ser cubierta por lo penoso de los hechos.

Escalas de valores personales se ponen en cada platillo a la hora de hacer balances con significaciones reales.

Qué adecuar para el logro de objetivos que no fueron alcanzados o qué sostener y qué fortalecer de lo adquirido, es parte de este proceso.

La flexibilidad para mover objetivos y valores se pone en juego desde la misma planificación.

Sea cual fuera el saldo encontrado, aprovechar el balance como medio de cambio, parece ser una herramienta de gran utilidad para conducir nuestra vida.

En el bosque, el árbol que cae hace mucho más ruido y es mucho más notorio que el resto de otros procesos que se dan en el mismo bosque. Sin embargo, el crecimiento diario de ese bosque, de todas sus especies, de sus árboles, aunque imperceptible, es mucho más importante y fundamental para su subsistencia, aunque no haga tanto barullo.

Poder valorar nuestros logros, cualquiera sea su magnitud, y no creer que los desaciertos o los fracasos arruinan aquello que logramos, es un aprendizaje que no podemos permitirnos perder. El realizar balances, cualquiera sea el momento elegido por cada uno, nos da la oportunidad de también encontrarnos con el ser que vamos decidiendo ser.