Temor a quedarse en el momento

Jane Savoie
Autora de 6 libros sobre entrenamiento y psicología deportiva.
Coach de Olimpíadas en Atlanta, Sydney y Atenas


El miedo es un problema muy real para muchos jinetes. No tiene nada que ver con algo que nos perturbe a nuestro alrededor. De hecho, sería sorprendente si nunca sintió miedo alguna vez cuando montaba. Después de todo, está tratando con un animal que pesa más que uno.

Agregado a su tamaño mayor que el nuestro, los caballos no son siempre predecibles. Después de todo, ellos han sobrevivido a través del tiempo debido a su instinto de vuelo. Se trata de criaturas que son reactivas más que las lógicas cuando se asustan porque algo les aterra.

El miedo es una emoción valiosa cuando le ayuda a mantenerse a salvo por tomar la responsabilidad de sus acciones. Pero el miedo puede convertirse en un problema cuando llega a ser tan abrumador que lo paraliza y le impide hacer lo que uno quiere o, en este caso, disfrutar plenamente de su caballo.

Por lo tanto, que hace ud acerca del miedo que le impide disfrutar totalmente cuando monta a su caballo?

Primero se debe comprender que cuando uno tiene miedo, nuestra mente no está en el momento presente, sino que está en el futuro pensando en lo que podría pasar. Entonces se debe considerar el hecho de que el 99% de lo que tememos, nunca sucede. ¿Por qué entonces gastar tanta energía y emoción de preocupándonos por las cosas que podrían suceder, pero que por lo general nunca lo hacen?

Por lo tanto, he aquí un consejo que lo ayudará a arreglarse con el miedo a la hora de montar. No lo use sólo cuando monte, sino también en cualquier otra área de su vida en la cual se sienta paralizado por el miedo.

Usted puede aprender a manejar el miedo quedándose en el momento presente. Para volver al presente se debe dar participación a los cinco sentidos. Escuchar por ejemplo el ritmo de las pisadas de su caballo, mirar los árboles fuera de la pista. Sentir la textura de las riendas, oler el aerosol antimoscas que le pusimos al caballo y sentir el sabor salado de su sudor que cae por debajo de su casco!

Permanezca en el momento agregando la emoción también. Recuerde un momento en que se sintió tranquilo, relajado y conectado con su caballo. Vuelva a crear esa sensación en cuanto empiece a ponerse nervioso.

Si tiene dificultades para recrear esa sensación, tome prestada la emoción de otro momento en su vida. Recuerde un momento en que estaba totalmente relajado en la playa. O puede también evocar la sensación de paz que tiene cuando está acariciando a su perro o gato. O tal vez ud puede experimentar la tranquilidad que siente al rasquetear rítmicamente a su caballo durante su aseo.

De esta manera, puede manejar sus miedos cuando monta ya que permanece concentrado en usar sus cinco sentidos mientras permanece anclado a una emoción positiva.

Si se hace ésto, no se puede pensar en el futuro, que es donde vive el miedo y ello le llevará de vuelta al presente.