Video: El atleta feliz

De: ulrikethiel

Al montar, lo ideal es permitirle al caballo moverse con la misma naturalidad y gracia con lo hace en libertad.
Para ello, es necesario no destruir su gallardía, su agreste alegría, su orgullo, la liviandad con la que huiría, su esplendor.

Por lo tanto, no deberemos romper su equilibrio, sino ayudarlo yendo con él en el movimiento como si nosotros mismos fuéramos el movimiento en sí.

Por eso es necesario no interferir con nuestro peso, piernas o manos al punto de coartarlo en el afán de darle una forma.

La forma llega sola si sabemos cultivar el fuego que esconden, pero para ello hay un tiempo de siembra, un tiempo de crecimiento y recién entonces llega el momento de la cosecha…y cada uno recoge lo que siembra



Caballos de la luz
Texto: Robert Vavra

Cuando Dios creó al hombre, usó barro, pero cuando se dispuso a crearte a ti, cuenta la leyenda que usó aire puro.
Con tu nombre al viento, eres el rey de los inmensos espacios abiertos, sin límites y sin otra blancura que la del sol, que te envidia.
Tu imagen es el símbolo de la vida y la libertad.

Tus músculos tensos son la prueba de tu fuerza. Como las cuerdas de una guitarra, cantan tu música al ritmo de tu poderoso galope.
Cuando pienso que tú también piensas, yo te escucho.
Tú eres la pasión en la vida de los jinetes, que te esperan, te desean y sueñan contigo.

Ante el recuerdo, por qué has despertado tanta pasión en mí? Por qué eres el trono de los reyes y de todos los poderosos héroes de la historia? Por qué siendo pura grandeza, eres incapaz de rechazar a alguien y permites que el más humilde te monte y sea tu jinete?
Busco en mi mente somnolienta y tu increíble agilidad me despierta.
Veo tenue azul de los cielos en tus ojos, el vapor fluyendo de tu piel.
Siento chorros de aire saliendo de tus fosas, tú, liberador de tanta energía.

Qué júbilo, este fuego vital que brinca cuando se aflojan las riendas en tu cuello!
Cuántos manantiales irrumpen en tu relincho, prodigioso y sin eco!

Caballos del mar y de la nieve




Y Dios tomó un puñado de viento del sur, le sopló su aliento y me creó


Simbología: Jung considera al caballo como la expresión del lado mágico que hay en el hombre


Nada en este mundo está solo.
Por ley divina, en un espíritu se encuentran y se mezclan.
Por qué no yo contigo?


Yo soy puro fuego y los apagados elementos de la tierra
y el agua jamás aparecen en mi ser




También sin jinete yo seré siempre un corcel de los dioses, pero un hombre sin caballo será solo un hombre. Debo galopar otra vez a través del mar, pues el llamado de la marea creciente es un llamado salvaje y un llamado rotundo que no puedo ignorar


La naturaleza es más bella que el arte, y en mi ser equino, el movimiento hace que la naturaleza sea todavía más bella