-. GALERIA .-


PARA TENER EN CUENTA



Para que el contacto sea correcto, debe existir una línea recta desde el codo hasta la boca del caballo. La rienda funciona como una extensión del antebrazo.



Centro de gravedad bajo, soltura, alineación correcta


La posición del asiento total correcto mantiene exactamente la misma alineación que al estar de pie al igual que cuando nos paramos en el suelo en la posición del jinete.
Ambas posiciones mantienen la línea hombro - cadera - talón.


Mutua confianza, contacto corporal y mutua entrega. La cara es uno de los lugares que más esquiva el caballo al contacto. Dejarse tocar la cara permaneciendo relajado, sin ninguna actitud esquiva, es señal de que no existen temores por malos tratos y de entrega.


Convergencia de ambas miradas… la comunicación es total en ese instante. Ninguna de las dos miradas es de corte agresivo, por el contrario transmiten paz, serenidad, comprensión, alegría y relajación, denotando una gran focalización de la atención entre ambos.


Focalización de la atención hacia un objeto donde convergen ambas miradas. Imitación de las actitudes del líder.





Jugando, también se elonga el cuello y la nuca y se aprende feliz y sin presiones.



¿Vamos?

DEFECTOS EN EL ASIENTO


Los defectos que produce una mala postura, se ven reflejados en la pérdida de la correcta alineación, que tiene sus efectos en la pérdida de la simetría corporal, en el mal uso involuntario del peso del cuerpo, afectando el lugar correcto para la aplicación de las ayudas y provocando que el centro de energía se encuentre desplazado de su correcto asentamiento, impidiéndole al jinete mantenerse fácilmente el equilibrio.


Torso ladeado hacia la izquierda, lo que provoca tener el hombro correspondiente a ese lado más bajo que el derecho.


Cabeza inclinada hacia delante, lo que provoca que el cuello, o sea las vértebras cervicales, no estén correctamente alineadas con el resto de la columna vertebral. Asimismo, ello provoca la redondez de la espalda a la altura de los omóplatos.
El talón está hacia arriba, provocando una pierna que permanece sin estirarse totalmente y una falta de enraizamiento al piso para favorecer al equilibrio.


Estribos demasiado cortos que no permiten profundizar el asiento.


Brazos rígidos “tipo palito”, que hacen palanca desde los hombros para mantener una ficticia posición de cabeza provocada solo desde la cruz para adelante, sin el compromiso del lomo.
También se ve afectada la posición del cuello del jinete, que está rígido, a la vez que aparece una cintura quebrada que provoca la inexistencia de una cadera en posición neutral. Al perder la cadera su posición neutral, se encuentra trabada, perdiendo fluidez para poder seguir los movimientos del caballo.


Jinete inclinado hacia delante, perdiendo así el apoyo de los isquiones en el asiento, fundamental para el control de los posteriores y la impulsión.
Para compensar la falta de poder llevar las patas generando genuina impulsión de tal modo que sea el caballo quien busque el contacto y tome la mano del jinete, es el jinete quien quiere agarrar el contacto, tomando y tirando hacia atrás para imponer una falsa colocación de cabeza y cuello, donde no existe compromiso ni del lomo ni de los posteriores.


Jinete apoyado únicamente en el vértice superior del triángulo del asiento, sobre el arco púbico, en lugar de completar el apoyo también sobre los dos vértices de la base, los isquiones, completando así los tres puntos correctos de apoyo del asiento.


Jinete recostado detrás de la vertical facilitando que las piernas vayan hacia delante y se coloquen sobre la cincha o aún peor, delante de ella.
El peso del jinete se encuentra cayendo por detrás de la vertical, como generalmente suele verse al pedir aires alargados, hecho que lejos de favorecer la impulsión, complica al caballo por no ser coincidente con su propio centro de gravedad.
La espalda se giba intentando compensar la postura y todo el esqueleto permanece desalineado.




Asiento de silla. Este asiento defectuoso es el más común de ver en un alto porcentaje de jinetes, que desconocen realmente estar mal sentados. La cadera queda siempre detrás del movimiento, afectando sustancialmente el equilibrio del caballo.
Además, los pies están metidos hasta el taco de la bota en el estribo, la cadera volcada, la espalda gibada y las manos muy juntas y altas.



MINI EQUITACIÓN


Proyecto de jinetes: Abril y Nino
Caballos: Gran Giselle y Gran Dante

Mansedumbre y paciencia en los caballos… sobre todo si los jinetes aún están aprendiendo el equilibrio en el suelo para caminar sin ayuda !!!

Y para Nino y Abril la posibilidad de poder disfrutar con el mejor "juguete didáctico" que estimula sus sentidos, al aire libre, compartiendo con un ser vivo sus emociones y aprendiendo a amar y a respetar a los animales.


Mi primera experiencia a caballo... y al galope!!!






Volteretas y sensaciones


Pararse sobre alguien que se mueve es aún más difícil que pararse en el suelo!


Somos chiquitos y aún queremos upa!



Independencia con recaudos


 

Aprendiendo a compartir y a ayudarse entre todos


Entrenando para un futuro Pas de Deux